MÚSICA

CONTENIDO

El contenido de esta página está protegido por la Ley de la Propiedad Intelectual.

PROPOSITO

Cada ser humano es la expresión de una particularidad, una nota que se suma a la melodía de la humanidad. Este blog tiene como propósito difundir la nota más personal de mi (per sona).
El equilibrio de la existencia subyace en el discernimiento. Y en la consecuente elección y acción que genera este discernimiento. Cuando se discierne, mente y corazón van unidos.
Es esencial que el hombre busque sus propios paradigmas en las eternas preguntas..., quién soy, de dónde vengo, hacia dónde voy. Solo así encontraremos nuestro camino como especie. Puedo decir que he buscado el mio y lo sigo buscando.
Desde mi conciencia hacia vuestras conciencias, compartir es mi deseo.

COMO...

"La vida conmueve..."

Translate

PROFESION

Celia Iñiguez Sánchez es Licenciada en Medicina y Cirugía, Especialista en Cirugía General y Digestiva, Experta Universitaria en Medicina de Urgencias y Emergencias, y Experta Universitaria en Atención al Trauma Grave.

Ha realizado un estudio antropométrico a medio centenar de cráneos deformados de contexto maya, tiahuanaco y malayo-polinésicos, en museos de Guatemala y España.

sábado, 1 de noviembre de 2014

LOS CRÁNEOS DEFORMADOS EN LA HISTORIA

Por Celia Iñiguez Sánchez y Miguel Angel del Puerto



A finales del año 2003 y principios de 2004 realizamos un estudio de Antropología Física, midiendo con instrumental especifico restos humanos, en nuestro caso cráneos deformados intencionalmente.

Medimos cráneos de distintos contextos culturales: Mayas, Tiahuanacos y Malayo-Polinesios y los comparamos con cráneos con deformación no intencional, es decir, con malformación genética o craneosinóstosis. 

Con este estudio y sus conclusiones desarrollamos dos líneas argumentales principales:


- La primera fue LA HIPOTESIS FISIOPATOLOGICA DE LA DEFORMACION CRANEAL ( 2004) que postula la intencionalidad de la deformación como un comportamiento ritual, propio en clases sociales político- religiosas de la antigüedad, intentando IMITAR UN MODELO. Este modelo, y según esta hipótesis, quedaba reflejado en ciertas ENFERMEDADES CONGÉNITAS que la Medicina contempla actualmente.


Si contemporizamos este concepto, implica que la clase elite de la antigüedad deformaba las cabezas de su progenie intentando que adoptaran rasgos físicos incluidos en “enfermedades conocidas”. 



Figuras de execración, con evidentes signos deformatorios. 
Siglos XIII-XII AC, Sumer. Museo del Louvre
De esto se deduce que en la antigüedad estos rasgos no eran considerados como patológicos, sino como distinguidos. Es lo que hemos llamado en este blog, HERENCIA SAGRADA.

- Por otro lado, el estudio recoge los registros que pudimos recabar de DEFORMACION CRANEAL INTENCIONAL EN LA HISTORIA, comprobando su difusión PANCULTURAL a lo largo de miles de años.

Este segundo punto es el que vamos a tratar en este apartado, dejando el desarrollo de la Hipotesis Fisiopatológica de la Deformación Craneal para más adelante.



DEFORMACION CRANEANA INTENCIONAL: UN FENÓMENO PANCULTURAL

De manera no acertada se considera que la deformación craneal intencional es un fenómeno cultural exclusivo del continente americano. Si bien es evidente que la riqueza y profusión que esta adquiere en dicho continente no tiene parangón con ninguna otra localización, no deja de ser más que interesante un estudio que confronte series de deformaciones craneanas intencionales de diversos ámbitos culturales, que es lo que nosotros hemos realizado.
Momia de Nespamedu, sacerdote de Inhotep, 320 AC (Época Ptolemaica). Presenta en su imagen radiológica una suave deformación craneana, con elongación de la parte posterior del cráneo y aplanamiento de la base del mismo. La imagen radiológica no evidencia aparentemente signos de deformación intencional instrumental. Museo Arqueológico Nacional, Madrid.


Detalle radiografía craneal de Nespamedu

La mayor parte de los historiadores de la EPOCA CLASICA GRECO-ROMANA, tales como Hipócrates, Herodoto, Estrabón y otros como Pompius Mela o Estéfano Bizantino, dejaron referencias a las deformaciones craneanas intencionales antes del siglo VI a C. Si bien sabemos que el faraón Akhenaton, su esposa Nefertiti y su progenie tenían el cráneo deformado, siendo el II milenio AC. Nosotros hemos encontrado evidencias en restos arqueológicos iraníes, expuestos en el Museo del Louvre y datados en el IV milenio AC, que elevarían la antigüedad de la deformación craneana a 5000 años, llegando hasta los 8000 años de antigüedad, según se puede desprender de una estatua en barro, expuesta igualmente en el museo parisino, hallada en Jordania y fechada en el VII milenio AC. Esto implica que las deformaciones craneanas son muy anteriores a lo que se considera.

Fragmento de vasija con desfile de personajes con cráneo deformado. 
IV milenio AC, Irán. Museo del Louvre. Evidencia la deformación craneal en, 
al menos, 5000 años de antigüedad.



Herodoto, Hipócrates y Pompius Mela relataron cómo se deformaban intencionalmente los cráneos de los niños de corta edad en las costas de Pontus Euxinos, en las costas de lo que actualmente conocemos como MAR NEGRO. Les llamaron los MACROCEPHALI, y practicaron la deformación como ideal de nobleza.



Estela del periodo hitita, con inscripciones jeroglíficas 
entre las cuales parecen evidenciarse dos tipos de deformación craneal. 
Siglo X AC, Izgin, Turquía. Museo Arqueológico de Estambul.

El pueblo SIGIO, asentado en el CAUCASO, tenía la misma costumbre, y Estrabón también menciona la deformación como presente en las riberas del VALLE DEL DANUBIO.



E. J. Dingwal, observó que los pueblos deformadores se asentaban en sitios cercanos al agua, es decir, riberas fluviales y líneas de costa.

Broca postula que en EURASIA los primeros pueblos deformadores, y otras tribus de los alrededores del LAGO BAIKAL, fueron los CIMERIANOS, que habitaban en los alrededores de Pontus Euxinos, en la península de Crimea y Mar de Azov (Palus Meotides) y provenían
de Asia Central.




Ampliación con detalle de cráneos deformados de la estela hitita

Al ser invadidos por los Escitas, los Cimerianos se desplazaron hacia el oeste, asentándose
en la cuenca del Danubio, y ocupando desde ahí la Galia, Helvecia, Bohemia y Britania. Meigs estudió un cráneo con deformación intencional occipital procedente de las riberas del Lago Baikal. Y Blumenbach, en su Decades Craniorum, incluye otro ejemplar, al que denominó Macrocephalus Asiático, es el llamado Cráneo de Jerusalén, y fue encontrado por Barclay en 1856 en una caverna cerca de DAMASCO, cuyo esqueleto era particularmente más alto y robusto. 




Figura humana modelada en barro, con evidentes 
signos de elongación craneana, VII milenio AC, 
Jordania. Museo del Louvre. Sitúa la deformación 
craneal en una antigüedad de 8000 años
En el siglo V, los HUNOS AVAROS invadieron desde Centro Asia, EUROPA. Atila conmemoró su victoria en el sitio de Aquilea en el 452 acuñando una moneda o medallón de oro donde, según Fitzinger, mostraba su propia efigie con la cabeza deformada. De hecho, se plantea que al extenderse por Centro Europa, los hunos fueron dejando indicios de sus costumbres de deformación intencional craneana, en sus enterramientos de Atzgerdorf (cerca de Viena), Valle de Doubs (cerca de Mandeuse); en St. Romain (en la región de Saboya), según estudios realizados en el siglo XIX por Firtzinger; en Bel Air (en la Lausana helvética), estudiado por A. F. Troyon; y Retzius en Fuersbrunn, cerca de Grafenegg, en Austria. 

Daniel Wilson, atribuyó el origen y la difusión de la deformación intencional del cráneo a la expansión por Europa en el siglo V a.C. de los hunos avaros de origen mongol. Aunque esto no explica los cráneos deformados de Pontus Euxinos, los Macrocephali descritos por Hipócrates y Herodoto. 

Lenhossek, estudiando los yacimientos hunos de Csongrad, llega a las mismas conclusiones que Broca, que los pueblos deformadores de cráneos del siglo VI aC eran los Cimerianos.

Durante la EDAD MEDIA, los marinos GENOVESES y de los PAISES BAJOS, deformaron la cabeza de sus hijos, según Vesalio, Scaliger y Spigelio. En 1566, Scaliger, en su Comentaria Theophrasti, atribuyó esta costumbre al contacto de estos marinos con los pueblos del Islam.

En 1568, Vesalio ilustra su De Humani Corporis Fabrica con cabezas deformadas, afirmando que la deformación era una costumbre entre los belgas.



Lámina ilustrativa de la obra de Vesalio 

"De Humani Corporis Fabrica", con cabezas 
deformadas como una tipología más.
En 1627, Spigelius añadió a su clasificación de cráneos europeos los cráneos deformados

En 1634, Laurenberg, refiere la deformación intencional del cráneo en los niños de HAMBURGO.

En Deux-Sevres, Lunier describe entre los FRANCESES el Bandeau, que venda fronto-occipitalmente durante los dos primeros meses de vida la cabeza de los niños franceses de los SIGLOS XVII y XVIII. Posteriormente, era substituido por una cofia reforzada por un hilo metálico; a esta deformación anular se le llamó Toulosaine. También en Francia, en Normandía, registra deformaciones craneofaciales en infantes, producidas por cofias reforzadas con aros metálicos, semejantes a la deformación de Deux-Sevres. Estas deformaciones, menos traumáticas, ya no tienen referencias tan claras de asociación con clases sociales de elite, aunque sin duda implicaban un cierto sentido de distinción. Perdiéndose pues desde un punto de vista Antropológico Social el fundamento ideológico que las originó.


Fotografía de individuo con deformación toulosaine.
Origen: "Deformación craneal artificial" (Wikipedia
Se describen igualmente gorros con fines deformantes en Vendes de Lusacia, RUMANÍA, y en RUSIA; estas últimas estudiadas por Prokosky.

En Laponia, región que se extiende por las zonas del norte de NORUEGA, SUECIA, FINLANDIA y la PENINSULA DE KOLA, la deformación intencional obedecía a ideales estéticos e higiénicos.

En el CONTINENTE AFRICANO también se difunden las deformaciones craneofaciales. Imbelloni delimitó todo el CINTURON SUBSAHARIANO como zona de deformaciones intencionales. Son clásicas y pretéritas las del pueblo nubio, en el actual Sudán, al sur de EGIPTO. Y es en el contexto cultural egipcio donde las anomalías de la forma craneana se asocian quizás con más claridad al concepto de realeza y clase sacerdotal.

En el siglo XX entre los Orubas y los Mangbetu, entre otros,  de AFRICA CENTRO-OCCIDENTAL se mantenían las costumbres deformadoras.



Miembros de la tribu Mangbetu con evidentes señas de deformación craneana

En el extremo oriente volvemos a encontrar un núcleo importante de deformación intencional, el MALAYO-POLINESICO. Se han descrito deformaciones en NUEVAS HÉBRIDAS, CELEBES, SUMATRA, BORNEO y todo el archipiélago que compone las FILIPINAS actualmente. Estas deformaciones se asociaban al tallado, la pigmentación y las incrustaciones dentarias, a igual que en Mesoamérica y Sudamérica.




Representaciones de deformación craneal de distintos contextos culturales. Sala Africa-Oceanía-América, Museo del Louvre, París.




Mucho habría que decir sobre la riqueza de la deformación craneana en MESOAMERICA Y SUDAMERICA desde los Olmecas, Mayas, Cultura Paracas, Thiahuanacus…. Mencionar que se han descrito deformaciones en AMERICA DEL NORTE entre los Flats Heads de COLUMBIA y los Macas al noroeste de Washington. En Vancouver (CANADA), en gran parte del CARIBE (TAHITI, CUBA, ANTILLAS...).

Hemos querido mencionar, como dijimos al principio de esta exposición, los hallazgos fuera del contexto clásico meso y sudamericano, enclaves estos donde los hallazgos de cráneos con deformación intencional no son comparables ni en profusión ni en variabilidad. 

Ante esta dispersión de referencias documentales y restos humanos con huellas deformadoras, las preguntas eran:


- ¿CUAL ES EL VINCULO HISTORICO DE LAS PRACTICAS DEFORMATORIAS A LO LARGO DEL TIEMPO?.

- ¿COMO SE DIFUNDIO ESTA COSTUMBRE ENTRE LUGARES TAN DISTANTES?.

- ¿CUAL ES EL MODELO ORIGINAL QUE SIRVIO DE REFERENCIA?.

- ¿ES UN MODELO COMUN Y POR LO TANTO PANCULTURAL?.

- ¿SI ESTO ES ASÍ, EXISTEN REFERENCIAS O INDICIOS ARQUEOLÓGICOS QUE VINCULEN ESTE MODELO COMUN Y ANCESTRAL CON LAS COSTUMBRES DEFORMATORIAS?.


Estas preguntas fueron las CLAVES iniciales de nuestra investigación, pues abrían una línea diferente que comprendimos había de ser contemplada con la visión del Panculturalismo. Por otro lado, NO EXISTE EN LA ACTUALIDAD un ser humano que posea los rasgos completos de ESTE MODELO, a excepción de los referidos Síndromes Craneosinostósicos con sus rasgos acompañantes. Es este hilo conductor el que desarrollamos en la Hipótesis Fisiopatológica de la deformación craneal, aunque esta Hipótesis abre puertas a otras preguntas, pues ya hemos referido que no explica el VINCULO ORIGINAL entre el concepto de RASGOS SAGRADOS y LINAJE DISTINTIVO. 

Se mostraba ante nosotros una especie de PUZZLE PANCULTURAL que habíamos de reconstruir desde una perspectiva diferente. Para ello recogimos documentación bibliográfica, iconográfica y fotográfica sobre el terreno, en un periplo que nos llevó por distintos países, tanto de Europa, como de América, así como de Asia y de África.


Con respecto a los INSTRUMENTOS DEFORMADORES, variaron según la época y la ubicación geográfica. Básicamente pueden ser cefálicos o corporales (cunas). Y empleando gran variedad de materiales, como tablas, correas, bandas, fajas, almohadas, gorros de cestería, o anillos metálicos…, todos ellos destinados a comprimir la cabeza del infante.





CONCLUSIONES

- La deformación craneal intencional es una práctica PANCULTURAL.

- Se usaron técnicas e instrumentos deformadores que variaron según la época y el contexto cultural, pero vinculados por la obtención de rasgos físicos comunes.

- Existen referencias y/o evidencias antropológicas de su implementación desde la Prehistoria hasta nuestros tiempos actuales. LA DEFORMACION CRANEAL INTENCIONAL FUE PRACTICADA A LO LARGO DE TODO LA LINEA HISTORICA DE LA HUMANIDAD.

- La prácticas deformatorias están relacionadas con LOS ORIGENES DEL CONCEPTO JERARQUICO EN LA HUMANIDAD.

- Parecen emular un MODELO HUMANO NO EXISTENTE en la actualidad, pero que tiene su reflejo en Síndromes Congénitos que se asociaban a las representaciones de dichas Jerarquías.

- El sentido mágico-creencial que originó estas costumbres perdió su vinculación inicial con las clases regentes y pasó a ser una práctica menos traumática y radical ligada a una imagen con connotaciones de distinción social. En este punto, SE HA PRODUCIDO UNA MANIFIESTA VARIACIÓN CON EL TRANSCURSO DEL TIEMPO, JUSTIFICANDO LA DEFORMACIÓN INTENCIONAL CON MOTIVOS DIFERENTES, MÁS CONCRETAMENTE ESTÉTICOS Y NO JERÁRQUICOS.





2 comentarios:

  1. Celia, el tema apasionante, enriquecedor.....
    Pienso que los cráneos también se deforman naturalmente según la actividad del hombre como por ejemplo los yoguís, los Santos, los intelectuales, los deportistas o los linfáticos... No tenemos un tipo de cráneo según somos....?

    ResponderEliminar
  2. Los cráneos humanos muestran variabilidad en su forma, y a veces se deforman por cargar peso, esto ultimo esta descrito. Existe la costumbre en algunos pueblos de cargar peso con bandas de tela que se sujetan en la frente a modo de felpa larga colgadose el peso en la espalda. Que yo sepa no existe variabilidad o deformación por practicar yoga o algún deporte y la medicina actual no contempla el concepto de linfático que usaba la medicina de la Grecia clásica. No obstante el cráneo varía de una persona otra como varía su nariz o su cara y quizá esto es mas marcado en nuestra especie que en otras especies. También es posiblemente verdad que a lo largo de la historia se ha intentado relacionar el tamaño del cráneo y el volumen cerebral con la genialidad o la grandeza de ciertos personajes, pero que yo sepa no se ha extraído ninguna conclusión al respecto. Por otro lado los cráneos de los santos han sido venerados como reliquias y no solo en el contexto del cristianismo. Nosotros hemos tenido la oportunidad de de medir cráneos de Tiahuanacus que fueron extraídos de sus tumbas y pintados de color azul y rojo como seña de veneración y nosotros pensamos que indicaba igualmente una identificación con un linaje especifico, relacionado con la sangre roja o la azul. También en Guatemala se guardan unos cráneos de santos que a principio de Noviembre se trasportan a la casa de la familia que ha sufrido desgracias ese año. Los fotografiamos cerca de Tikal. Y los mencionare mas adelante en este blog
    Espero haber sido lo suficientemente clarificadora.
    Un saludo
    Celia

    ResponderEliminar